El sector agroalimentario andaluz ha invertido en los últimos 10 años más de mil millones de euros en investigación, desarrollo e innovación, según datos de la Junta de Andalucía. Así el desarrollo agroalimentario está unido al sector de la distribución de esta producción (retailers, grandes superficies, etc.), esencial en la comunidad autónoma andaluza. Datos relevantes en cuanto a la ejecución de políticas de investigación, de las políticas de I+D+I.

Además el sector está avanzando en sistemas de seguridad y trazabilidad alimentaria. La agroalimentación es “una actividad de primera magnitud” dentro de la estructura productiva de Andalucía con 5.200 empresas que operan en ella y que dan trabajo a 50.000 personas.

Productos significativos, como el aceite de oliva, que supone una de las grandes producciones a nivel nacional, cuenta con exigentes normativas de denominación de origen, como garantía de calidad. O las producciones de carácter ecológico en las que Andalucía ostenta el liderazgo en España en extensión y de los cultivos e investigación y desarrollo.

Por último, Andalucía se ha colocado en los últimos años en uno de los primeros puestos de la clasificación por comunidades autónomas en gasto en I+D, donde ha pasado de novena a quinta posición con un 1,03 por ciento del PIB.