Hablar de capacidades físicas, definir exactamente qué significa el término feminismo, poner ejemplos cercanos y no comparaciones teóricas o derribar falsos mitos discriminatorios, plantear en primera persona casos de desigualdad salarial o qué van a querer ser de mayores, sacar a la luz a las mujeres científicas y tecnológicas -campos tradicionalmente de marcada presencia masculina- que ha habido a lo largo de la historia o hablar de equidad, en lugar de igualdad, son algunas de las oportunidades que se presentan en los talleres de La Igualdad es Noticia, organizados por la Asamblea de Mujeres Periodistas de Sevilla y la Asociación de la Prensa de Sevilla.

Como si estuviera en alguna de las empresas en las que he trabajado, utilizo el método DAFO (Debilidades-Amenazas-Fortalezas-Oportunidades) para plantear al alumnado de estos institutos esta imprescindible formación no como una amenaza, sino como una oportunidad de ser todos personas, no solo hombres y mujeres, con diferencias, a partir de la suma de todas nuestras semejanzas.

He procurado establecer un camino invisible, sembrado de aspectos de la vida, como el éxito, la superación, el esfuerzo, la capacidad profesional, el reconocimiento, el talento, comunes en todas las personas. Para ser conscientes de este ADN vital compartido, tanto por hombres como por mujeres, al final del taller.

El feminismo

Como si de una entrevista se tratara y utilizando algunos nombres ficticios:

  • MNR: “¿sabéis qué significa feminismo?, ¿os consideráis feministas? ¡Que se levanten quienes creen que son feministas!”.
  • Manuel: “yo no, maestra, porque eso es cuando las mujeres se creen que están por encima del hombre y si ellas quieren igualdad, eso no puede ser”.
  • Isabel: “hombre, no seas antiguo, Lolo, el feminismo es que las mujeres y los hombres somos iguales. Te estás confundiendo creyendo que es lo contrario al machismo. Y eso lo vi en la tele y se llama hembrismo. Es distinto”.
  • Beltrán: levanta la mano, ante el asombro de algunos compañeros: “yo sí lo soy, ¿qué pasa?”
  • Manuel: “ah, claro, entonces sí soy feminista”.

Erróneamente el término feminismo se asocia a lo contrario de machismo, que es en realidad el hembrismo.

Las denuncias falsas

  • MNR: “¿qué pensáis de la violencia de género? ¿hay situaciones desiguales?”
  • Raquel: “yo creo que los hombres también sufren de violencia, pero eso no sale. Las mujeres es que se inventan las denuncias.”
  • Laura: “yo conozco un caso en que ella le había denunciado y era mentira. Luego ella se fue a Madrid”.
  • MNR: “¿Laura, cómo sabes que era mentira? ¿es algo personal o cercano a ti?
  • Laura: “sí”.

Visionamos el vídeo “Cinco mitos de la violencia machista desmontados en menos de tres minutos”.

  • MNR: “el CGPJ extrae la cifra de solo el 0,018% de denuncias falsas a partir de un estudio estadístico de más de 500 sentencias dictadas por audiencias provinciales, es decir, es un análisis objetivo”.

Estas falsas verdades y otros bulos magnificados son revocados en los talleres.

El talento a lo largo de la historia

  • Antonio: “profesora, ¿quién fue la primera mujer doctora? Porque yo no lo sé, imagino que habrá una primera.”

Vemos el vídeo “Las 19 mujeres más destacadas en ciencia y tecnología”.

  • MNR: “Antonio, fue Elena Lucrecia Cornaro Piscopia (1646-1684), como acabamos de ver”. “Y qué queréis ser de mayores, qué queréis estudiar?
  • Sonia, guardia civil del Seprona; Sergio, cocinero como Master Chef; Sara, doctora; Pedro, biólogo; Marisa, Policía Nacional; Ana, mecánico de coches; Antonio, peluquero.

En este sentido, reconocemos a las mujeres que descubrieron teoremas, planetas, crearon mapas astronómicos, descubrieron elementos químicos, crearon el primer algoritmo precursor de la programación informática, determinaron las bases de los mapas transgénicos o idearon juramentos hipocráticos en medicina y enfermería, que no se estudian en los libros de historia. No sabemos porqué.

La capacidad física

Visionamos el vídeo “#LikeAGirl Always

Al hablar de si las chicas tienen un estilo de correr peor que el de los chicos,

  • MNR: “¿Curro, tu hermana corre peor que un amigo tuyo?
  • Curro: “no, mi hermana no, a lo mejor algunas chicas, pero ella no”.

En Tocina, Emma es jugadora del Sevilla Fútbol Club Femenino, una campeona, así como en otros centros en la capital hispalense, como es el caso de María, que también juega al fútbol. En el instituto jerezano de La Granja, hay una alumna dedicada al atletismo.

El éxito en el deporte de élite

Vamos a conocer a las nueve deportistas femeninas, campeonas de los últimos Juegos Olímpicos de Río 2016, junto con los ocho deportistas masculinos, que lograron las 17 medallas para España.

  • MNR: “¿practicáis algún deporte?, ¿sabéis quiénes fueron los deportistas españoles ganadores de Río?” ¡¡¡Juguemos!!!

Taekwondo menos de 57kg

  • ¡Ana y María gritando!: “¡¡Eva Calvo, medalla de plata. La conocemos, es nuestro modelo, nosotras hacemos taekwondo!!

Natación

  • Muchos brazos levantados: Elena, Antonio, Enrique: “Mireia Belmonte”.
  • “a Mireia Belmonte, me parece, que no podía pagarse la carrera de deportista y tuvo que pedir patrocinios”.

Piragüismo

  • Pepe: “me suena una vasca, una mujer, que estaba con su hija y su marido, que también es deportista, que ganó el oro”.

Halterofilia

  • Saúl: “a mí me suena mucho la de halterofilia, una rubia, que era muy fuerte. Que consiguió una medalla en las Olimpiadas de Londres, pero se la quitaron”.
  • MNR: “¿qué conclusiones sacáis?”

Las ganadoras de las Olimpiadas brasileñas protagonizaron numerosos titulares sobre su maquillaje, su maternidad, su físico o el mérito de entrenadores o parejas, en lugar de por sus propios méritos.

La educación física escolar tiene un importante papel en este sentido, fomentando el ejercicio en igualdad en todas las disciplinas deportivas desde la infancia.

No hay una conclusión general sobre el tema de la igualdad de género en los adolescentes. Se juntan varios condicionantes: el propio instituto, si lleva a cabo Plan de Igualdad o no o acciones de coeducación; la zona en la que está ubicado, si es en la ciudad o está en un pueblo y la propia clase.

Aunque generalmente, en los núcleos urbanos grandes, como Sevilla, nos encontramos con clases más homogéneas: chicas más empoderadas y participativas y chicos más igualitarios y menos machistas. En algunos centros educativos, enclavados en muchas ocasiones en entornos rurales, nos hemos encontrado grupos más dispares: chicos con una actitud mandataria sobre todo el grupo, a través de una consigna de silencio, junto con chicas más pasivas y alejadas de un rol igualitario.

Para terminar, esto no siempre es así, en algunos pueblos y muchas clases de institutos, ha habido clases magníficas bien estructuradas y encaminadas hacia una actitud de igualdad en el género, con inclusión de nuevas masculinidades y una feminidad más protagonista.