Todo negocio, empresa, tienda o pyme necesita una página web. Es el escaparate digital de todo negocio, que debe tener su página web online con calidad profesional y que también deberían saber gestionar los contenidos los propios gerentes o responsables.

 

Tener ese control de tu sitio web puede parecer difícil y complicado, pero existen herramientas que simplifican este trámite. Una de ellas es WordPress, que está basado en el Sistema de Gestión de Contenido (Content Management System, CMS), muy popular para la creación de sitios en internet, de código abierto y de uso libre.

Algunas características que son determinantes sobre este soporte:

Cada vez hay más gente que navega por internet desde su móvil o tableta. El tráfico por estos dispositivos en cualquier web puede ser de más del 30% y llegar hasta el 70%. La mayoría de temas de WordPress ya están diseñados para visualizarse correctamente en móviles y tabletas y el panel de WordPress funciona tanto en smartphones como en ordenadores, así que puedes gestionar fácilmente tu página desde cualquier dispositivo con acceso a internet.

  • Google y WordPress

Se llevan bien. Es más si tu página en internet no es adaptable a todas las pantallas (responsive), Google te penaliza en las búsquedas. WordPress tiene muchos plugins pensados para mejorar el posicionamiento en buscadores (SEO). Si lo tuyo es un blog, que genera mucho contenido, atraerás a los robots de Google.

  • SEO

Hay que posicionarse en los buscadores. Si tu web no aparece en los primeros resultados de Google, va a tener muy poca visibilidad. Por lo tanto, no tendrás casi visitas. Si tu portal web no recibe visitas, nadie ve tus productos o servicios. Entonces nadie te compra. Conclusión: ¿para qué quieres tener una web?

  • Email marketing

Para enviar nuevas entradas desde el blog, para generar ingresos desde la tienda de comercio electrónico, para enviar boletines, etc. Hay varias herramientas muy interesantes, como la interna JetPack o el plugin MailChimp.

Darlos primeros pasos en WordPress aprendiendo a modificar una pestaña de tu web, a escribir una entrada o post en el blog de la empresa, a revisar textos antiguos para actualizar y muchas más cuestiones básicas. Pero podrás dar el salto y tener una web profesional.