Las relaciones personales crean vínculos y establecen alianzas. Pueden ser beneficiosas o perjudiciales. En la habilidad de cada uno estará la virtud de saber utilizarlas ventajosamente.

De la propia persona a su socialización con redes sociales individuales y colectivas hemos pasado a las redes sociales digitales. En este entorno, nos debemos mover para sacar provecho a las herramientas en red.

Hay colectivos con representación minoritaria en los medios de comunicación que tienen escasa repercusión. Son los llamados excluidos en los medios. Personas o grupos que se ven envueltos, poco a poco, en el proceso de exclusión social: pérdida de trabajo, de la vivienda, desahucios, etc. Esta evolución se produce paulatinamente, por pasos, como señala Sentido común hablando sobre esta vulnerabilidad.

Socialización digital

En consecuencia, aprovechar la potencialidad de las redes digitales es un factor para generar comunidad y provocar la cercanía con el público al que queramos dirigirnos. Pero antes de todo, es importante ser sociable y tener empatía, para posteriormente haber generado esas relaciones personales. Y de todo este progreso y aprendizaje llegamos a las redes sociales virtuales, esas que multiplican nuestros vínculos y potencian nuestras interacciones.

A %d blogueros les gusta esto: