Rádades, sistemas de monitorización, pilotos automáticos, sistemas de meteorología,  sistemas de anticolisión (AIS) vía radio, etc. ayudan a la navegación de un barco. Sin toda esta información los barcos difícilmente pueden navegar. La tecnología ha proporcionado la evolución de las embarcaciones en el sentido de que no solo deben flotar, sino que son la capacidad de todos sus componentes electrónicos internos.

Un barco por dentro lleva sensores de profundidad, de temperatura, de velocidad y están conectados a la electrónica del barco. Utilizan el protocolo EMEA. Los barcos, como los coches, utilizan el sistema CAN BUS  Controller Area Network, que conecta la electrónica utilizando este protocolo de comunicaciones. “Cuando se diseña un barco, no se diseña pensando en la seguridad, sino en la usabilidad” señala Alex Casanova, ingeniero de seguridad y responsable del departamento de ciberseguridad de Grupo Sothis, “y se diseñan con tecnología de hace 15 ó 20 años o más tiempo”.

¿Qué es el GPS spoofing?

Herramientas de navegación. La seguridad del sistema GPS ha sido reconocida como una de las amenazas de seguridad más seria de los últimos años, debido al uso intensivo y grado de dependencia, que hoy en día, se hace de este sistema de posicionamiento. Hasta hace muy poco, nadie era capaz de imaginar que se pudiese manipular una señal de GPS de forma sencilla y con un coste relativamente bajo. El acceso al sistema GPS y sus capacidades han crecido tan rápido y se ha convertido en algo tan normal y cotidiano que, no ha dado tiempo a que la gente se plantee la seguridad de este sistema y las implicaciones que pudiera tener la explotación de vulnerabilidades.
Un ataque de GPS Spoofing o de suplantación de la señal de GPS consiste en intentar engañar a un receptor de GPS emitiendo señales con información intencionadamente incorrecta, pero bien estructuradas, que son interpretadas por un receptor GPS consiguiendo con ello el engaño. Estas señales falsificadas pueden ser modificadas de tal manera que, el receptor, pueda estimar su posición en un lugar distinto al que se encuentre realmente, o incluso pueda situarse en un momento diferente al actual (modificación de la hora).

La seguridad del sistema GPS ha sido reconocida como una de las amenazas de seguridad más serias de los últimos años.

¿Qué perjuicio supone para la ciudadanía?
Alex Casanova, durante una conferencia. Las consecuencias de un ataque de este estilo pueden ser catastróficas, llegando al extremo de poner en peligro vidas humanas, mercados financieros, afectación a la navegación de aviones o barcos; o incluso para la inminente llegada de los coches autónomos, los cuales hacen uso de sistemas de navegación por GPS para su conducción. Hoy en día, el mundo moderno tendría serios problemas para funcionar sin los sistemas GPS. Si preguntásemos a pie de calle cuál es el uso del GPS casi el 100% de los usuarios nos respondería indicando que sirve para el posicionamiento, pero muchos de ellos desconocen otros usos del GPS.
Lo que quizás no se sepa, es que muchos sectores dependen del GPS. No directamente del posicionamiento en sí, sino del tiempo. Cada uno de los satélites que conforman el sistema GPS dispone de un reloj atómico, lo cual significa que la señal horaria que transmiten estos sistemas es una de las más precisas disponibles hoy en día.
Existe un gran desconocimiento entre los usuarios, y muchos de ellos desconocen que ese reloj es fundamental para servicios esenciales como, la televisión TDT¹transacciones económicas entre bancos, sincronización de sistemas de emisión Wireless; incluso para controlar el ciclo de generación y distribución de energía eléctrica.

Las consecuencias de un GPS spoofing pueden ser catastróficas, llegando al extremo de poner en peligro vidas humanas, mercados financieros, afectación a la navegación de aviones o barco.

Muchas entidades dependen de esa marca temporal para monitorizar transacciones, detectar el fraude, entre otras operaciones. Citar que, por ejemplo, la bolsa de Nueva York depende de un conjunto de antenas en la azotea de su centro de datos para cronometrar las transacciones financieras, incluidas las realizadas automáticamente por equipos informáticos, ya que un microsegundo de diferencia entre una transacción económica y otra, puede suponer una ventaja frente a tus competidores.

La Bolsa de Nueva York depende de un conjunto de antenas GPS en la azotea de su centro de datos para cronometrar las transacciones financieras.

Lo mismo ocurre con los millones de usuarios de telefonía móvil que, sin saberlo, confían en que cuando están en movimiento sus llamadas no se van a interrumpir al pasar de una celda a otra. Las estaciones base de telefonía móvil también se basan en el GPS para mantener la señal horaria y sincronizarse entre sí.